martes, 27 de diciembre de 2011

El autodesafío educativo de Rajoy




La victoria aplastante del PP en las pasadas elecciones autonómicas y generales (falta por esclarecer el futuro de Andalucía), abre posibilidades inéditas en nuestra historia reciente para acometer “empresas de gran calado político”. La reforma de la educación es una de ellas. 


El programa del PP, en esta materia concreta, la educación, era tan calculadamente generalista que eludía con habilidad los compromisos concretos. La medida que más ha resonado era la ampliación del bachillerato a tres años. Las declaraciones de los líderes del partido, sin embargo, han sido muy ambiciosas en los últimos tiempos y unánimes en la dirección de que “hay que hacer una reforma en profundidad del sistema educativo”.
El autodesafío educativo que se ha propuesto el propio Rajoy le conducirá sin embargo, a un callejón de difícil salida. Sobre todo en los términos en los que se lo ha planteado él mismo. Es simplemente una cuestión de prioridades que deberá respetar. También es una cuestión de pragmatismo.