martes, 25 de octubre de 2011

Mentir es fácil



Sorprende y decepciona el mensaje recogido en el vídeo sobre la cuestión educativa que el PSOE ha preparado en su precampaña electoral. Se titula “niño rico, niña pobre”.

Jugar a malos y buenos cuando lo que apostamos es el futuro de nuestros niños y niñas en una cuestión tan sensible como su educación, no es tan solo hacer demagogia barata, es simplemente mentir al pueblo. Con el arte y la maestría de los mejores trucos cinematográficos, pero engañando de manera deliberada para escarbar votos en unas elecciones.
Enfrentar a las redes escolares en una guerra cainita no aporta nada nuevo ni nada bueno a la solución de los problemas que padece nuestro sistema educativo. Politizar el debate educativo, una vez más, es un grave error.