martes, 2 de marzo de 2010

Reflexiones acerca del “Pacto Social y Político por la Educación”





La libertad de enseñanza aporta más calidad a nuestro sistema educativo.

La actualidad del presente curso escolar está casi monopolizada por la iniciativa del Ministerio de Educación de proponer un gran Pacto de Estado sobre la Educación para resolver los problemas, reconocidos ya por toda la comunidad educativa, que aquejan a nuestro sistema educativo. Concretamente nos referimos a las altas cifras de fracaso escolar, de abandono prematuro y el déficit crónico de titulados en FP de Grado Medio, entre otras cuestiones. Las evaluaciones internacionales son claras al respecto.
Yo soy un convencido de la necesidad de alcanzar un Pacto de esta naturaleza. Principalmente porque los grandes perjudicados por las dificultades que padece el sistema escolar son los alumnos. En muchos casos, de forma irreparable. Y suma y sigue. Si no se ataja la hemorragia del sistema con decisión, los damnificados de una escuela deficiente y cara como la que practicamos en España seguirán creciendo de forma imparable. No parece la contribución más adecuada de la educación a la coyuntura económica y social que vive el país.